No hay nada como los remedios caseros basados en ingredientes naturales, ya que nos evitamos los efectos secundarios que pueden provocar otro tipo de tratamientos. Por suerte para nosotros, existen remedios para combatir toda clase de problemas.

En el presente artículo, hablaremos de un remedio natural que aplicaremos en los pies para deshacernos de los hongos, remover las células muertas y evitar otros incómodos problemas por lo que nuestros pies no lucen saludables.

Este tratamiento se elabora en base de aspirinas y jugo de limón, muy conocido por su capacidad para exfoliar, limpiar y suavizar cualquier zona de nuestro cuerpo, incluso las zonas más duras de la piel.

Las aspirinas son un medicamento analgésico y anticoagulante que solemos utilizar para aliviar los dolores de cabeza, la fiebre y algunas dificultades de la circulación.

A pesar que estas sean sus utilidades más comunes, no son las únicas. Las aspirinas también son utilizadas como un componente para la estética y salud de la piel. Son realmente útiles para combatir el acné, las manchas y otras impurezas que se van quedando adheridas en la superficie dérmica.

Además, resultan muy efectivas para controlar los hongos de los pies y las uñas, pues gracias a su composición, disminuye su crecimiento y controla la sensación de comezón que suelen provocar.

Presentan una alta concentración de beta-hidroxiácido, un componente liposoluble que suelen emplear las empresas de cosmética para la elaboración de cremas y lociones exfoliantes.

También concentra sustancias antiinflamatorias y calmantes que ayudan a disminuir la tensión y el dolor de esta parte del cuerpo, especialmente después de un día repleto de actividad física.

Por si fuera poco, sirve para aclarar las manchas oscuras que se pueden formar en los pies por la exposición al sol, las toxinas y el contacto con diversas superficies.

¿Cómo preparar este remedio casero para cuidar los pies?

Si tus pies han dejado de verse saludables porque presentan durezas, grietas o cualquier imperfección en su piel, debes probar este increíble tratamiento para mejorar su aspecto en poco tiempo.

Por otro lado, sus ingredientes no serán un problema, pues son muy asequibles y, además, dado que no son agresivos, son aptos para todos los tipos de pieles

De hecho, su aplicación regular disminuye la proliferación de hongos y bacterias, con lo que previenen desequilibrios en el pH de su piel y malos olores.

- Advertisement -

Ingredientes

  1. 5 aspirinas.
  2. El jugo de un limón.
  3. Una piedra pómez.

Instrucciones

  • Pon las aspirinas en un mortero y tritúralas hasta conseguir un polvillo. En caso de no tener un mortero, humedécelas con un poco de agua y aplástalas con un tenedor o cualquier objeto pesado.
  • Incorpora el polvo obtenido en un recipiente y, a continuación, agrégale el jugo de un limón.
  • Mezcla todo por unos instantes, hasta obtener una pasta espesa y homogénea.
  • Si notas que está demasiado seca, agrégale más limón o una cucharada de agua.

Método de empleo

  • Enjuaga los pies para remover la suciedad acumulada en su superficie.
    A continuación, extiende una fina capa del producto sobre las áreas afectadas por los callos y hongos
  • Espera que actúe de 20 a 30 minutos y enjuaga con abundante agua tibia.
  • Posteriormente, frota las zonas con una piedra pómez para eliminar la piel muerta y dura.
  • Retira las células muertas con agua tibia y seca bien los pies.
  • Repite el procedimiento dos o tres veces a la semana para obtener buenos resultados.
  • Procura complementar su aplicación con una buena crema hidratante, ya que esta zona tiende a sufrir de exceso de sequedad.

¡No olvides COMPARTIR este genial remedio casero con todos tus familiares y amigos de Facebook para que ellos también puedan utilizarlo! ¡Te lo agradecerán!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

- Advertisement -

Quizás te interese: