Hoy en día, gracias a los grandes avances tecnológicos que nos rodean, podemos hablar por teléfono dónde, cuando y con quien queramos. Si te paras a pensarlo, es algo increíble, la verdad. Pero a veces estamos tan sumergidos en nuestro propio mundo, que se nos olvida que las personas que están a nuestro alrededor nos pueden escuchar.

Esta joven sabe de lo que hablo. En un viaje en tren llamó a su madre y le contó sus problemas económicos. Tras la charla se echó una siesta y al despertar se llevó la sorpresa de su vida…

Ella Johannessen viajaba en un tren de Londres a Leeds, en Reino Unido. Durante el trayecto decidió llamar a su madre y le contó las dificultades económicas que estaba atravesando.

En los últimos 18 meses, Ella había perdido a su padre y a sus abuelos, un momento muy duro que no estaba llevando bien.

Facebook

Tras la charla con su madre, Ella se durmió en el tren y cuando despertó vio que alguien había dejado una servilleta en su pierna. Cuando la levantó descubrió, pasmada, que había 100 libras (113 euros/ 140 dólares).

Al ver el dinero, la joven no pudo contener la emoción y rompió a llorar. Es así como lo ha contado ella:

“Debajo de la servilleta había 100 libras, empecé a llorar porque estaba increíblemente agradecida por la amabilidad que había tenido alguien que ni siquiera me conoce”.

Enormemente agradecida, la joven escribió un mensaje en Facebook, según cuenta The Sun, con la intención de encontrar a la persona que le dejó el dinero y poder agradecérselo personalmente.

Could people please share this post- I was on the Virgin East coast train from London kings cross to Leeds, on the…

Publicado por Ella Johannessen en sábado, 27 de enero de 2018

Esto es lo que Ella escribió en su publicación:

- Advertisement -

“¿Podríais todos compartir este post? Yo iba en un tren de Virgin East coast, desde Londres a Leeds, el 27 de enero. Me monté en la parada de Peterborough a las 14:52. Encontré un asiento y llamé a mi madre. Estaba bastante estresada y enfadada por mi situación económica, y estaba intentando averiguar qué había pasado con una transferencia bancaria de 35 libras que me habían enviado. Hablé con ella del poco dinero que tenía y lo preocupada que estaba sobre mi situación monetaria y me enfadé. Después de hablar con mi madre, colgué el teléfono y me quedé dormida. Desperté media hora más tarde y noté que había una servilleta en mi regazo. Debajo de la servilleta había 100 libras. Comencé a llorar por lo agradecida que estaba por la bondad de alguien que ni siquiera me conocía.

Tras 18 horribles meses en los que perdí a mi padre y a sus padres esto me ha demostrado hay bondad y buena gente en este mundo. Yo voy a pasar esta bondad a otros. Quiero dar las gracias a la persona que me hizo este regalo, espero que en algún momento veas esto.”

Si a ti también te emociona y da esperanza el hermoso gesto de este desconocido, ¡no olvides COMPARTIR con todos tus amigos!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

- Advertisement -

Quizás te interese: