Por lo general, lo relacionado con la religión no es tendencia en redes ni tampoco del agrado de todo mundo, pero este acontecimiento logrará inspirar muchos corazones, además de ser una gran lección para miles de personas, es por eso que le hemos dedicado un espacio que esperamos, sea respetado.

La muerte de alguien siempre es una noticia lamentable, en esta ocasión se trata de la hermana Cecilia María, una monja que vivía en el Monasterio de Santa Teresa y San José de Santa Fe, Argentina.

Curia Generalizia Carmelitani Scalzi es una cuenta de Facebook que hizo pública la muerte de la hermana y quisieron honrarla por su gran actitud frente a la vida, además de compartir con el mundo sus últimas palabras, mismas que fueron el motivo de que esta historia se hiciera viral.

Lamentablemente la hermana fue víctima de cáncer de pulmón, sin embargo, nunca dejó de dar amor a todos aquellos que estaban a su alrededor, esta enfermedad no le impidió continuar con sus labores ni sus actos llenos de bondad.

Vivió varios años en el monasterio en compañía de las otras hermanas, en cuerpo y alma se dedicó a la oración y a servir a Cristo. Disfrutaba de tocar el violín y ayudar a los demás, sus principales características eran dulce y bondadosa, además siempre tenía una actitud positiva ante la vida y una sonrisa en el rostro.

Sus primeros votos como Carmelita Descalza fueron a la edad de 26 años, reafirmando en el 2003.

Desde muy pequeña, tenía claro a lo que dedicaría su vida. Ella nunca dudó en que su verdadero camino era el de Dios y que su último aliento se lo dedicaría a él.

Fue en enero de este año cuando los médicos le dieron una terrible noticia, la hermana tenía cáncer de lengua.

- Advertisement -

Poco más tarde este se extendió hasta los pulmones y sin más que hacer, a los 43 años perdió la vida.

No importaba lo mal y débil que se sintiera, ella siempre mostraba una sonrisa a todo aquel que la visitaba en el hospital. Sus últimos días los pasó en calma, rodeada de enseñanzas bíblicas, consejos, sonrisas y amenas pláticas. A pesar de todo, ella continuó siendo fiel a su vocación, piadosa y devota. Muchos aseguran que ella dijo en algunas ocasiones estar emocionada por su encuentro con Dios.

Su último deseo, lo dejó escrito en un trozo de papel:

“Estaba pensando cómo quería que fuera mi funeral. Primero oren, después hagan una gran fiesta. ¡No se olviden de rezar pero tampoco de celebrar!”.

Su actitud frente a la vida fue algo que tocó muchos corazones, un gran ejemplo de fortaleza y valentía.

- Advertisement -

La siguiente fotografía ha causado gran conmoción pues en ella aparece la hermana sonriendo, sin importar el dolor que estuviera sintiendo, fue tres días antes de morir y en ella esboza una gran sonrisa aun cuando cada vez se encontraba más débil. No podemos negar que en verdad deseaba partir y encontrarse con Dios como ella aseguraba.

A muchos quizás el tema de la religión no les agrade en lo más absoluto, sin embargo, esta es una gran lección para todos; debemos comenzar a vivir al máximo y hacer todo lo que deseamos, convertir en realidad nuestros sueños y aprovechar cada instante que nos otorga la vida, así cuando nos toque partir, nos iremos con una sonrisa y no habrá cabida para decir: ¨si hubiera hecho…¨, ¨me faltó hacer…¨, ¨debí…¨, etcétera.

¿Qué opinas acerca de esto? Si estás de acuerdo con el mensaje, comparte con tus amigos pues a veces no está de más recordar a los demás que vivan y sean felices. No olvides seguir apoyando nuestra página con un like. Esperamos tus comentarios.

Fuente consultada: buenamente

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

- Advertisement -

Quizás te interese: